viernes, 10 de junio de 2011

Ojos de avellana

Hoy me di cuenta de que el rucio tiene los ojos color avellana. Es un color especial, un poco más oscuro que el clásico color miel, pero que sigue dentro de la gama de los cafés-amarillos.

Me acordé porque vi una foto suya en la que el sol le daba directamente en los ojos, y pese a su ceño fruncido, se podía ver claramente la pupila.

Quizás cuántas veces me miró a los ojos sin que yo me diera cuenta exactamente del color que eran, porque pensaba que eran color miel. Qué vergüenza. La próxima vez que lo mire, voy a pensar en eso, en avellanas.

La próxima vez que lo mire va a ser en el aeropuerto de Santiago: El rucio llega la segunda semana de Agosto. Y va a ser maravilloso, porque una semana después de que él vuelva a Alemania, yo me voy a empezar el master, en el que a estoy formalmente aceptada.

La próxima vez que lo mire vamos a estar jugando los descuentos para vivir juntos, para iniciar una nueva vida, una aventura loca que partió bajo las estrellas de Punta Choros y con el sabor de boca del Merlot Reserva de la villa Errázuriz.

Me va a encantar amanecer cada mañana y mirar esos ojos color avellana.

3 comentarios:

Ley dijo...

Hola Barbara!
No sé si te he dejado algo por aquí pero igual te sigo desde hace algún tiempo y, tengo que decir, que estoy tan emocionada como tu de que ya vas a estar con el rucio... Y no hay duda, vas a adorar cada mañana cuando veas los ojos avellana en vivo! Y te acordarás siempre de cuando no podías verlos con esa frecuencia que querías.
Felicidades a los dos!

Nani dijo...

Hola,

Mi hija los tiene de ese color y le cambian con el sol y cuando llora, fijate son super, no es que te fomente a que lo hagas llorar solo que cuando lloran el color se convierte.
Suerte en tu nueva vida.

Javier dijo...

Viene en agosto? wow! felicidades!