miércoles, 11 de mayo de 2011

Tengo

Tengo pena.

Tengo nostalgia. No quería volver.

Tengo el cuerpo y los labios llenos de besos de mi rucio, que me van a durar dos meses y medio, justo el tiempo que debemos esperar para vernos de nuevo, porque viene a Chile en Agosto.

Tengo un nuevo timbre en mi pasaporte: el avioncito y las estrellas de la Unión Europea en tinta bicolor, indicando mi salida del espacio Schengen el 8 de mayo.

Tengo desadaptación climática después de haber tomado el avión en Zurich a 31 grados y haber aterrizado en Santiago de Chile, 18 horas después, a 8.

Tengo estrés postraumático luego de mi aterrizaje forzoso en la pega, en Santiago con tacos y horas punta, con una hora de viaje entre mi casa y mi oficina, y con gente hostil que no trepida en pegarle un codazo a quien sea por subirse al metro primero.

Tengo la mitad de mi ropa en cajas plásticas, en la casa del rucio, esperando que la otra mitad –la de invierno- complete mi closet alemán en septiembre.

Tengo la mitad de mis ahorros –con los que pagaré todo el postgrado y mi seguro de salud-guardados en una caja de mentitas en el segundo cajón del escritorio del rucio.

Tengo ilusión, esperanza, tengo el corazón puesto en el futuro, porque vi durante dos semanas el tráiler de lo que será mi vida en Alemania, y ahora sólo quiero que estrenen la película!

Tengo un pololo increíble que se despierta antes de que suene el despertador para mirarme dormir y que se llenó de orgullo porque pude andar sola en micro, comprar ropa, ir al super y pasear por la ciudad sin hablar una palabra de alemán.

Tengo una suegra y un suegro que me adoran y que están felices de que me vaya a vivir con su hijo, y una cuñadita cómplice que hasta peló a la ex polola del rucio conmigo.

Tengo tanta suerte, por la cresta!

4 comentarios:

Venus dijo...

jejeje felicidades, hace tiempo no andaba por aqui y me encuentro con novedades! exito en todo y sigue contandonos!

Bárbara dijo...

Gracias por la buena onda y los comentarios, y sobre todo, por la fiel lectura del blog! Besos y abrazos Venus!

Elisa dijo...

Gracias por tus comentarios, Bárbara! espero con todo mi corazón que tus sueños se cumplan, que tengas paz, alegría, amor, contención y respeto.

Disfruta lo que te da la vida.

Besos!

Ley dijo...

Que lindo, Bárbara!
Lo mismo sentía yo cuando regresaba a Venezuela y dejaba atrás por tiempo indefinido lo que ya había empezado a sentir como parte de mi vida.
Lo peor es, que estando allá, extrañaba aquí, y ahora que estoy aquí, extraño allá!
Tiempo al tiempo y todo saldrá como debe ser!