lunes, 2 de febrero de 2009

La cita y el cine

Hablando con un amigo del trabajo, entendí que la próxima vez que salga con alguien (lo que espero que suceda pronto), no tengo que invitarlo al cine.
Nunca lo había visto de ese modo, pero mis citas con película incluida han sido cuando menos, nefastas. Probablemente, por mis gustos cinematográficos poco ortodoxos.


Capítulo 1: “Tienes pañuelitos?”

En ese tiempo yo era una universitaria despreocupada, que gozaba de un “recreito” en medio de un pololeo largo coqueteando con un compañero de la carrera.

Seducida por la dinámica de estar pinchando, acepté una invitación al cine. En ese tiempo yo era fanática (más que ahora) de las películas de terror, pero como él era un tipo sensible, elegí ver Titanic entre las opciones que él me propuso.

Cuento corto, me pareció linda la película, pero patética la escena cuando, afirmado a la puerta donde Kate Winslet flota y llora como desesperada, Di Caprio le dice que lo mejor de su vida ha sido ir en el Titanic….como para ahogarse, pero de la cursilería.

En un gesto poco amable de mi parte, solté una carcajada y miré a mi acompañante para comentar lo edulcorante del momento, buscando una risa cómplice, pero él, con los ojos llorosos, visiblemente afectado por el romanticismo de la escena, y casi en un susurro, me dijo “tienes pañuelitos?”…Sin comentarios!

Capítulo 2: “hay, cresta!”

Como adoro el cine español y las películas de terror, una de mis citas recientes fue a ver la película El Orfanato, con malísimos resultados: el galán en cuestión saltaba cada cinco segundos, y en las escenas más terribles se cubría la cara y decía “hay, cresta!”. Yo lo miraba sin poder entender si era por mi gusto irrefrenable y cuasi insensibilización por los efectos de las películas de susto, o si era él el exagerado.

Capítulo 3: El juego del Miedo

Mi última cita fue a ver una película de terror de la que soy fanática a morir: la saga El Juego del Miedo. Aunque este chico sí se portó bien, era evidente que estaba incómodo, y que hubiera preferido ver otro tipo de cine. Claro, la combinación asesino en serie-policía corrupto- sierras- cuchillos-cadenas-miembros amputados-sangre-gente muriendo no es del gusto de todo el mundo, al parecer....ni menos para una primera cita.

Nota mental, par ala próxima vez dejaré que ellos elijan!

Epílogo: La dieta

He bajado dos kilos y aunque las últimas semanas ha sido poco (200 gramos), estoy contenta de todos modos: Es la primera vez que, sin una desilusión amorosa o un cuadro de stress galopante de por medio- bajo de peso sostenidamente.
Anoche miré fotos mías y no hay caso: desde que tenía un año de vida fui una guagua gordita, después fui una niña rellenita, una adolescente derechamente gorda y posteriormente bajé a una joven menos que rellenita, luego del stress galopante y la desilusión amorosa (en ese orden de ocurrencia).
Ahora estoy en el límite de la rellenez, lo cual es todo un logro. Es terriblemente frívolo, pero adoro que mis pantalones de siempre me queden mejor que antes del viaje al sur, donde a punta de pan amasado y mantequilla de campo subí de peso.

9 comentarios:

Leonardo dijo...

Titanic: Yo no se cual es la idea de ir a ver una pelicula en la cual uno ya se sabe el final...
eso opino...

Javier dijo...

Bárbara: ¿El juego del miedo es la serie SAW? Yo la vi en la tele (canal 13?) después de ver como 10 veces la parodia en una "scary movie" y ... me dió risa en vez de miedo :-). Te felicito por lo de la dieta, es difícil bajar de peso cuando uno es fanático de la comida (¿gourmet es eso?).

Leonardo: supongo que por eso no fuiste a ver "La pasión de Cristo" ni el episodio III de Star Wars :P

Bárbara dijo...

Leonardo: Lo importante no es el fin, sino el proceso (y hay muchas películas que ya sabemos en qué temrinan pero nos encantan igual, o no?)

Javier: Efectivamente, es Saw. Gracias por la felicitación, la dieta ha redituado, aunque ya estoy bajando menos :(

LA FURIA dijo...

Yo creo que tú eres la persona ideal para invitar al cine. ¡Mataría por alguien así! Recuerdo acompañantes mías que me han increpado por llevarlas a ver "Una Historia de Violencia", "Solo contra Todos" y una maratón de Cineadicción. Puras ñoñas.

La última vez que invité alguien al cine vimos "Quémese después de leer" y la mina no entendía las tallas.

markin dijo...

es que gusto son gusto...

POr eso, si se trata de ser sensible, prefiero estar solo... si se trata de reir, también... ya que me gsuta sentrilo, y snetirme vivo en ello si las escenas me lo permiten.

El terror, lo veo seco, sin emoción, sólo asimilando los extremos a donde podemos llegar en lo macabro.
El susto? ojalá llegase a eso.

Las historias de amor, debes ser de un mod que quiza no me lo hayan contado.

En todo , siempre hay ese algo que puede gustar.

Aunque para citas en el cine... hummmm me sirve la oscuridad :)

***

Por que será que eso tan lindo a las manos, no sea tan lindo a lo ojos...


Chau.

Bárbara dijo...

La furia: Bueno, parece que alguna vez tendremos que ir al cine entonces!
Saludos

RayenFlowers dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chissock dijo...

A mi me encanta el cine y es casi obligatorio que "a la otra" tbn le guste, por eso siempre como parte del plan de conquista, necesariamente está la ida al cine, y si bien me encanta el género de terror (hahaha, no te creo que se tapaba la cara en el Orfanato, que a todo esto, no la considero de terror, más bien de "secuestro de hijo" si es que existe ese género), a la hora de elegir la película (salvo que ella esté entusiasmada por algo), yo siempre voy por la comedia, nada mejor que reírse, y si además cacha las tallas gringas y somos los únicos que nos reímos en el cine, todo dice que vamos en buen camino =)

Venus dijo...

jaja tambien adoro el juego del miedo, con mi hermana nos reunimos para verlas todas y la V por supuesto la fuimos a ver al cine...ahora, para una cita???mmmm...no sé... jejeje