miércoles, 13 de agosto de 2008

Llegó la primavera (?)

Segundo acto: la confirmación

Paseo Huérfanos, 7 de la tarde. La vida es una pasarela y yo camino rumbo a las liquidaciones, mi nueva frívola diversión mientras estoy de vacaciones del magíster y no tengo que cargar libros, fotocopias ni nada que pueda impedirme llevar una bolsa con el logo de alguna multitienda en cada mano.
Semáforo en rojo y lo veo al otro lado de la calle: uno de mis últimos pretendientes, que describiré escueta y cruelmente: no muy agraciado, ni muy entretenido, ni muy simpático, ni muy inteligente, y que quedó descartado pese a que me di una oportunidad con él (no entiendo por qué seguimos haciendo esas cosas, si nunca resultan…). En fin, ahí estaba él, al otro lado de la calle, de la mano con una chica preciosa, de pelo largo y un abrigo maravilloso que fue lo único que despertó mi envidia.
¡Emparejado! Es que no pude creerlo. No es que pensara que por poco agraciado, poco simpático y poco inteligente se iba a quedar soltero eternamente, pero de todos modos la visión me dejó inquieta. Probablemente porque me confirmó que esta situación ya era una tendencia.

Primer acto: el ex emparejado (5 días antes)

Con mi ex pololo ahora amigo todo ha andado muy bien. Salimos, vamos al cine y vemos películas de terror, uno de nuestros gustos compartidos e inconfesables, y como por fin entendí por qué lo quise y por qué estuvimos juntos pese a nuestras abismantes diferencias, la amistad se nos ha dado bastante bien, contra todos los pronósticos.
-Tengo que decirte algo- me dijo muy coqueto la última vez que nos juntamos.
-Qué?- confieso que temí por un instante un atisbo de revival…
-Estoy saliendo con alguien.
Y me contó los detalles de su nueva relación que lo tiene muy contento, y que a mí me puso contenta también, porque es un buen tipo y se merece todo lo bueno que le pase.
-Pero no te enojas? Como nunca hablamos de estos temas ahora que somos amigos…-me dijo algo complicado.
-Para nada! Si es obvio que nosotros somos amigos ahora, además, me alegro demasiado que estés con alguien, contento y feliz.
Y fui sincera. Me dio demasiada alegría. Por él y por mí, porque si efectivamente llegó la primavera y la gente se está emparejando, es posible que –por fin- me toque.

10 comentarios:

Sebastián dijo...

No busques ni esperes nada... Sino la primavera va a llegar con algún pastelazo (como el del vino) y solo saldrás mal parada tu.

Piensa en forma diferente y que no sea la estación de turno quien venga acompañada, sino que sea la paz y la tranquilidad de tu corazón quién te traiga a alguien que valga la pena.

En fin...

Otro abrazo!
[Te volveré a poner en mis links de lectura :D]

Alejandra dijo...

Jajajaja, yo también me hubiera quedado pegada con el abrigo. Buena calle por la que anduviste. Los pasteles más pasteles encuentran pareja... si no mira a los concursantes de "Amor ciego": cuando salen del encierro tienen hordas de pretendientes y una no entiende cómo.
Feliz regreso ah, me gusta el nuevo título del blog, tiene razón.
Abrazo
Ale

franco ferreira dijo...

que heavy... amí no me ha tocado vivir esa experiencia con la ex... Es que he tenido una no más (y espero que sea la única), pero después de eso como que no nos vimos mucho más. habrá que ver cómo será la cosa el día que nos topemos de casualidad. Aún no ha ocurrido.

Cuidate mucho y nos seguimos leyendo ;)

Nutela dijo...

galla, eres LO evolucionada, te lo celebro desde acá.
y como siempre te he dicho: eres lo más.
besos

LA FURIA dijo...

Un tiempo fui consejero de una ex, aunque acudí sólo para ver si en una de esas volvíamos. En el momento que le aconsejé "juégatela por él" sentí una sensación de alivio gigante. Era más fácil sacarse de la cabeza un reggaeton recién escuchado.

george dijo...

muy difícil situación, yo cada cierto tiempo veo a mi ex con su marido, su madre vive en frente de mi casa asi que en ocasiones se dejan caer por aca .
saludos!!

Anónimo dijo...

¡Que bueno que volviste! De verdad extrañaba tu blog
Ahora irás back to favorites.

RayenFlowers dijo...

Antes si quiera de empezar a leer, un comentario:
Que onda? no te desaparezcas asi nunka mas!! jajaja
Cariños y gracias por volver.

Jorge Arce dijo...

Me encantó la forma en que armas tus textos. Seguiré leyendo

Bárbara dijo...

Muchas gracias a todos por sus comentarios. De verdad, es un tremendo refuerzo positivo saber que hay gente que me lee, que le gustan mis historias, como escribo y que me echó de menos, je je.
Por eso, un beso y un abrazo a todos!