miércoles, 18 de junio de 2008

Mi última cita (O lo único bueno fue el vino)

Después de mi reciente ruptura sentimental, necesitaba sentir que volvía a mi mundo. Está bien, acepto que en mi mundo pasan cosas un poco freak, pero bueno, más que mal, esto fue una señal de que las cosas volvían por su rumbo.

Primer acto: La cosa partió mal

Él era amigo de una amiga, conversábamos por Facebook y según me contó, me vio en su cumpleaños aunque yo no me acuerdo, y no se atrevió a hablarme.
Me invitó a salir un día después de la pega, y claro, en este estado de convalecencia emocional, por cierto que necesito salir a airearme con gente del sexo opuesto.
Pero todo empezó mal, cuando me dijo que nos juntáramos en la Fuente Alemana, porque quedaba cerca y era rico.
Está bien, asumo que también me he manchado las mejillas y chorreado hasta los codos comiéndome un churrasco palta, pero convengamos en que no es un lugar para invitar a alguien a salir, ni menos la primera vez....es incómodo eso de conversar con alguien que está sentado al lado tuyo en vez de al frente.
En todo caso, pensé que lo mejor era, una vez que ya nos hubiéramos encontrado, pedirle que cambiáramos el lugar, cosa que hice tal cual.

Segundo acto: “Deja que eso lo decida yo”

Por suerte, no hubo problema en cambiar el lugar, y terminamos en un excelente local con una carta de vinos de sueño, llena de pequeños lujos embotellados. El mozo me contó que estaban con una promoción donde te regalaban una botella cerrada del mismo vino que pidieras, de modo que la elección fue hecha con mucho más cuidado, sobre todo después de que él me dijera que la botella quedaba para mí, porque a él no le gustaba tanto el tinto.
Comenzamos a conversar y lamentablemente, él era ese tipo de personas que habla dos palabras por minuto, y eso me pone bastante nerviosa…necesito que las frases se terminen y él la verdad no era muy dado a eso.
Me llamó la atención su inclinación a hablar de sus ex parejas sin mediar estímulo alguno. Se paseó por varios nombres, circunstancias, historias de amor y de desencuentro, y en el momento que mi caracho de 5 metros tocó el suelo e hizo un ruido demasiado fuerte para pasar inadvertido, se inició la siguiente conversación:
-¿Te molesta que te hable de esto?
- (Sí, obvio!) No, pero me parece super curioso que le cuentes cosas tan privadas a alguien que a penas conoce, me llama la atención eso
-Ah, es que como lo tengo todo superado, no me cuesta nada hablar de eso
-(Claro….super superado!!!) Ah, pero bueno, yo también tengo superados a todos mis ex pero no hablo tanto de eso
-Es que bueno, igual se nota que no te has enamorado nunca…
-(Pero qué coño se cree este idiota!!) Mira, el hablar o no hablar de tus parejas no implica para nada el haberlas superado o no, y respecto a enamorarse, tú no me conoces nada y por favor, deja que eso lo decida yo.


Tercer acto: Robando un beso


Después de una conversación tan amena, no hubo postre y pedimos rápidamente la cuenta.
Obviamente el galancete siguió hablando del tema, en la demostración más aspaventosa de su total carencia de inteligencia emocional. Me contó de las sendas depresiones que pasó con cada una de sus ex, me preguntó si yo era depresiva y qué hacía cuando estaba triste.
Salimos a la calle e hice parar un taxi casi como si le pidiera auxilio porque me estaban asaltando. El pobre tipo paró y me miró con cara de “Este tipo le está haciendo algo, señorita?”, y eso me hizo retomar un poco la compostura, y no salir arrancando inmediatamente.
Entonces me di vuelta y le di las gracias por la invitación a galancete, le dije que me había encantado el local y que la comida estuvo notable. No le dije que lo pasé bien ni que estábamos en contacto, porque no quería mentirle.
Entonces me tomó de los hombros y trató de darme un beso, de robarme un beso.
Yo me eché para atrás y le dije:
-No, eres el colmo de fresco, nadie puede!!
-Es que me encantaste....
-Bueno, que tengas buenas noches- le dije sin perder mi compostura de dama de alta alcurnia, y cuidando de que mi botella de vino Gran Reserva no pegara contra la puerta del auto, me subí al taxi.
Hoy en la mañana me encontré con un mensaje suyo en Facebook, diciendo que lo había pasado bien, que yo le había encantado y que nos viéramos de nuevo, que saliéramos otra vez o nos juntáramos…..pero una cosa estar convaleciente del corazón y necesitar un galán que te mime y te saque a pasear, y otra muy distinta es no ponerse las zapatillas de velocidad cuando todas las señales dicen “corre lo más rápido que puedas”, como en este caso.

11 comentarios:

Paulix dijo...

AY SEÑOR, HASTA CUANDO!!! QUÉ HIZO ESTA POBRE CRIATURA PARA MERECER TANTO PASTEL SEGUIDO!!! Yo creo que si te propusieras conscientemente atraer pasteles, no te resultaría. Pero como no es así, te pasa a cada rato.
Me extraña que a estas alturas haya alguien que todavía no se haya dado por enterado de que no es buena idea hablar de los o las ex en una primera cita.

Lo de querer robar un beso es censurable, pero comprensible, existimos algunas personas con problemas para leer correctamente las señales de interés por parte del otro.

Definitivamente le voy a regalar un cristal de cuarzo, o un brasero de inciensos, o una plantación de palo santo mija, pa que de una vez por todas rompa con ese karma!!!

Igual te quiero, jaj, abrazote.

Alejandra dijo...

Con lo único que no estoy de acuerdo es eso de la crítica a la Fuente Alemana, la verdad es que el lugar donde me inviten o compartamos gastos no me importa, incluso comer papas fritas en el Burger King es bueno si la compañía vale la pena.
Como en este caso ni eso salvaba, la verdad sólo quedaba una alternativa: despacharlo y pronto.
Abrazo amiga, suerte para la otra...

sebinsky dijo...

hahahahahaha xD

Pésima cita, aunque como dices el primer lugar que visitaron es para amigos que van a matar el hambre y a tirar tallas, pero no para primera cita... no?

Por lo menos te llevaste un vino :-p

Saludos!

Angel y Demonio dijo...

Juajuajuajua!!! Yo no se que será, pero, incluyéndote, he escuchado ahora último mucha historia de tipos freaks en la citas. Incluyendo una joya con el que salió una amiga y que le dijo (despues de haber comprobado en terreno que no tenian nada en comun) "bueno, pero si quieres, aun podemos ir y tener sexo" ... ¿¿?? No hay valorrrr!!!!!!

RayenFlowers dijo...

Mira
Primero: velo por el lado positivo, el vino lo elegiste tú asi que debe de estar bien bueno, lo probaste?.
Segundo: Todo pudo haber sido peor, imaginate que no pasa ningún taxi.
Tercero: Puxa que tiene que estar rico ese vino... como se llamaba el lugar?
Saludos!

Pd: Ups! que vergüenza pasaste por mi blog!! yo toy aca de pura patuda no mas, si no tengo dedos pa'l piano jajaja

belén moltedo dijo...

Nooo, pero qué pastel!
Cero tino.

LA FURIA dijo...

Es cierto que algunas personas son muy distintas escribiendo que en vivo, pero... a mí me gusta leer a Kafka, no por eso me habría juntado con él en la Fuente Alemana.

PD: Para que veas que Facebook es macabro.

Leonardo dijo...

de partida, dudo que alguien leyendo a alguien conozca a ese alguien...
segundo...JAJAJAJA...pobre idiota...quizas que pelicula se autopaso por la cabeza.
tercero...donde era el local? mire que si hablamos de vino...ñami.
Animo...no hay tantos idiotas en el mundo..aunque parece que ultimamente abundan.
Saludos!

Bárbara dijo...

Leonardo: La verdad no me sé la dirección ni el nombre del local, pero haré mi mejor intento: Está en Porviodencia (vereda sur)casi al llegar a Salvador. Subiendo desde Plaza Italia te toparás primero con edificio de departamentos muy vistoso y grande, semicircular, al lado de una iglesia. Entre ambos hay una especie de pasaje donde hay cafeterías y restaurantes. El lugar de mi cita queda justo al fondo, de dos pisos, construcción estilo Loft.....pero para mí, el local com una mejor carta de vinos de Santiago es el Etniko, que queda en Constitución 172, barrio Bellavista (http://www.etniko.cl/). Es el único lugar que conozco donde venden vinos Gran Reserva por copa.
Un abrazo, y salud!

Sebastián dijo...

Primero que todo: Gracias por la dirección!... Ya que fue bastante triste no poder seguir leyéndote cuando te cambiaste. Tu forma de escribir, y la forma en que cuentas las historias son dignas de los mejores autores: Realmente me siento parte de la historia. Así que nuevamente, gracias.

Referente a tu super galán, considero que lo de la Fuente Alemana no era taaaan mala idea. A la larga, agregarle algo más 'popular' a la relación hace que las cosas no sean tan tensas... pero ese es mi punto de vista.

Hablar de los ex, es lo más fome del mundo. Diferente es cuando se da el tema dentro de otra conversación y se pueden intercambiar opiniones en forma mutua.

El tipo es un pastel de tomo y lomo... porfa, aléjate ahora que puedes!

Un abrazo!

Paloma dijo...

ay amiga, he leido esta historia varias veces y cada vez me rio más fuerte... pero también me quedo pensando en que ojalá aprenda a tener las cosas tan claras como tú.
Te quiero mucho
Paloma