domingo, 23 de marzo de 2008

De vuelta...

Vuelvo al (y del) Sur

Una de mis amigas me decía que conocía a poca gente que como yo, tuviera experiencias cercanas a lo religioso en contacto con la naturaleza. Debe ser porque no soy religiosa ni me considero demasiado espiritual, pero sí profundamente sensible a la belleza natural, sobre todo en climas fríos y lluviosos.
Así que como siempre, agarré mi mochila y me fui a conocer una zona que no conocía de esa parte de Chile: Entre Isla Huapi y Puerto Octay, y hacia la zona cordillerana hasta llegar al lago Maihue.
Como siempre, hubo gente maravillosa que me acogió en su casa como si fuera de su familia, que me dio de su comida, y me hizo sentir parte de algo que a simple vista no tiene nada que ver conmigo, pero que ahí está, como un lazo invisible, difícil de explicar pero tan fácil de sentir.
Cuando viajo, voy a buscarme a mí misma: a la yo que se sorprende y se maravilla de los insectos multicolores, de las caídas de agua, del frío de los ríos, de la transparencia de los lagos y de ese momento justo antes de quedarse dormida en el que uno sólo escucha el clamor del agua, lejano, y el viento que se enreda entre los árboles.
Por eso siempre vuelvo al Sur, siempre voy a buscarme de vuelta, a sentirme aventurera, sorprendida, adaptable…en contacto con todo.

La última llovizna

Pese a lo que me han dicho a veces, creo no tener una vida amorosa miserable, y de hecho, aquel dicho que reza “no llueve pero gotea” creo que se hizo a mi medida.
Mi última aventura fue Mulder (protegeremos su identidad con esta chapa tan a lo “X Flies”).
Bailaba en una disco con mi amiga cuando, aburrida de que el chico que originalmente había llamado mi atención no me mirara, decidí acercarme a la barra a comprar una bebida. Íbamos caminando cuando un tipo le ofrece un cigarro a otro, y mi intención de seguir avanzando quedó frustrada por la extensión de manos. Mulder reparó en mí y le dijo a su amigo (que estaba ofreciendo el cigarro) que fuéramos los cuatro a bailar.
Perteneciente a una de las Fuerzas Armadas y de Orden, dos años menor que yo, bastante rico pero atrozmente derechista, cuadrado con su Institución, intolerante ante la diversidad y amante de su profesión. Qué más puedo decir de él?. Besaba bien pero pese a que llamó un par de veces después de que nos despedimos de beso y abrazo en la puerta de mi edificio, luego de que como todo un galán nos fuera a dejar en auto, la cosa no dio para más.
Como dije una vez, hay cosas que uno hace por un afán meramente deportivo, que hay que tener cuidado de dejar así. Total, ambas partes ya tuvieron su ganancia.

Cumpleaños

Siempre es difícil cumplir años, sobre todo (como escribí hace exactamente un año en este mismo blog) cuando uno no tiene a nadie especial que sostenga la torta mientras todos cantan el Cumpleaños Feliz. Nadie que te mire con esa mirada que es imposible que otra persona te dé en ninguna otra circunstancia que no sea en esa media luz, entre las pequeñas llamitas puestas sobre la torta y que cada año van siendo más.
El catastro entre ese post y este es bastante bueno, por cierto. No me siento miserable ni desdichada ni mucho menos, pero como le comenté a una amiga, echo en falta eso de tener a alguien con quien poder contar, a quien llamar para organizar una salida al cine improvisada, sin pensar en “a lo mejor debí esperar a que me llamara él”.
Entonces, eso es justo lo que pediré cuando el 26 de marzo sople las velitas de mi torta, sostenida por alguna de las personas que me quiere mucho y que quiere lo mejor para mí.

8 comentarios:

g. dijo...

Al leer tu blog me quedo con la sensación de haber encontrado a mi hermana perdida, harta similitud, respecto a "no llueve pero gotea", que harás cuando venga una tormenta? R. mojarte bien y luego eligir una gota.
Hay muchas cosas que uno debe adecuar cuando empieza a pololear porque ser 100% compatibles es demasiado, mi polola me dijo que levantarse a trotar el fin de semana a las 7 AM supera su amor por mí, así que solito nomás.
Animo que ya viene la tormenta.
Saludos.

Javier dijo...

Hola,

Bienvenida de uelta, no hay nada como unos parajes sureños para volver a encontrarse con uno mismo y de paso cargar las pilas. De hecho, creo que es una buena política el cargar las pilas justo antes del cumpleaños (¿poner el post celebrativo días antes es para recibir más saludos?) para así aguantar otro año.

Sobre la lluvia, gotera, etc. Creo que lo peor que uno puede hacer es desesperarse, como que la otra mitad huele eso y huye. Estando bien con uno mismo, uno puede celebrar su cumpleaños apagando un fósforo en medio de la nada sintiendose igual de bien... estando mal, ni con el millón de amigos de roberto carlos llenas el vacío.

Javier (ex "il Madestro" ya sin apodos)

Alejandra dijo...

Creo que si uno saca la cuenta de cuántos cumpleaños ha pasado sola y cuántos "acompañada" (entre comillas porque una siempre está acompañada, acá nos referimos sólo al ámbito pareja), seguro que ganan los segundos y me parece muy bien y muy feliz eso.
El chaparrón no tiene que llegar ni para el cumpleaños ni para el santo ni junto con el Conejo de Pascua, cuando toque no más, así que alegría y ánimo en la nueva era.
Un abrazo adelantado

simplemente "j" dijo...

Ya era hora...
la verdad es que estaba aburrido el mundo de los blog sin tus historias, aventuras y comentarios inteligentes, irónicos, sarcásticos, y por cierto entretenidos... esperamos que agotes pronto nuestra sed de tu pluma...

bienvenida a tu propio blog (que ya es de todos los que te seguimos)

LA FURIA dijo...

Lo que me gusta de tu blog es que siempre hablas de parejas, pero nunca suena repetitivo.

Bárbara dijo...

g, Javier, simplemente J y La Furia: Muchas gracias por leerme y extrañarme. Estuve ausente pero ya volví, así que no se preocupen, jejeje. La verdad es una tremenda sorpresa y un agrado saber que les gusta este espacio, que nació para las reflexiones personales pero que al parecer, también sirve un poco de entretención y ventanita a otros mundos ( a mi mundo, en este caso), para ustedes. Se pasaron!

Ale: Gracias, como siempre, por tu consejo y tu constante lectura. Te quiero amiga!

Pía Bórquez dijo...

pucha que ganas de ir al sur .... yo vivo al norte bien al norte pero fuen el sur donde pase gran parte de mi infancia con mis papas...

que nostalgia!

saludos

Javier dijo...

cumpleaños
fe liz
te deseamos
a ti
feliz cumple
bar ba riiii taaaaaa
que los cumplas
FE LIZ
(léase con ritmo de cumbia)