martes, 13 de noviembre de 2007

La lista

Abrí la tapa del cuaderno azul que acababa de sacar de mi mueble de los libros, para anotar los comentarios respecto al libro de Susan Strange que estábamos discutiendo con mis compañeros de magíster.
Al pasar un par de páginas, llenas de anotaciones, flechas y esquemas hechos a la rápida, apareció una hoja con una larga lista de nombres masculinos, que tenía olvidada hace algún tiempo.
Dos o tres meses atrás, en una conversación con mis amigas, salió el tema de cuántos hombres habíamos besado en la vida, y bueno….para hacer honor a la verdad tuve que hacer una exhaustiva lista que tenía olvidada desde ese día para poder cuantificar la situación.
Mientras uno de mis amigos hablaba de los planteamientos económicos de Strange, yo recorría la lista de nombres y apodos con la mirada (los que iban desde los dos nombres y los dos apellidos del sujeto en cuestión hasta motes como “Mr Pepsodent”, “el amigo de la Carola, como se llamaba?” o “Algo Nicolás, porque era su apellido y no su nombre”).
En vez de concentrarme en el estudio, mi cabeza voló en medio de esas situaciones, recordando los detalles de algunos de esos besos adolescentes, furtivos, inesperados, románticos, no deseados, e inolvidables.
Pensé en lo que ellos fueron para mí, en lo que se convirtieron los que trascendieron en el tiempo y en los que no volví a besar. Desde el odiado Fernando Salas, que en octavo básico me agarró la cara con sus manazas y me dio mi primer beso a la fuerza mientras hacíamos un trabajo para el colegio en su casa. Yo me enfurecí y le pegué tanto que hasta su mamá llegó a ver que pasaba, y también recibió un par de manotones; hasta Luis, el pololo más importante que tuve y que me besó en la pieza de su casa, justo antes de pedirme pololeo con una rosa que tenía escondida en un vasito con agua detrás de su puerta, para que yo no la viera; y pasando por el famoso Algo Nicolás, al que conocí en el paradero de la micro cuando iba al preuniversitario un día sábado, cuando estaba en una de las clásicas pausas con mi pololo de ese tiempo. Nos pusimos a conversar, enganchamos, y nos fuimos a hacer un picnic al Cerro San Cristóbal, así de la nada. Compramos pollo asado y papas fritas, y como no teníamos servicio lo comimos con las manos. Hizo tanto hincapié en que Nicolás era su apellido y no su nombre, que olvidé como se llamaba. Después de eso nunca volvimos a vernos.
Tantos nombres, tantas historias. Todas con algo memorable, divertido, interesante…o por lo menos, más interesantes que Susan Strange.

17 comentarios:

Alejandra dijo...

O sea que si te pregunto algo de la Susan Strange con suerte te sabes el título del libro...
Bien amiga, me acuerdo de eso, me acuerdo del currículum vitae alternativo y me río. Increíble cómo hay gente que en su momento pensamos que es importante y después con suerte recordamos el nombre...
Saludos, y nos vemos más rato

Puppetmaster dijo...

Se podria decir que fue un repaso humedo.

saludos

Pablo dijo...

Y quién sería Susan Strange??

Queda claro quemás de dos o tres personas relevantes no has besado ya que, contradiciendo un poco a Alejandra, a las personas verdaderamente importantes siempre se les recuerda o asocia con algo mientras que a las otras simplemente tendemos a olvidarlas

Saludos

Bárbara dijo...

Pablo: Puse un link sobre el nombre de Susan Strange en el post, para que veas quien es. Te adelanto que es una tipa seca, la primera que trabajó la economía política.
No creo que solo hayan sido besos importantes los 3 que nombré, sino que de la lista, encontré que eran los más choros.
Puppetmaster: Claro, que buen beso no lo es?
Saludos a todos y gracias por los comentarios.

Brujis... Paula dijo...

Buenos recuerdos.
Que increíble que la misma situación (un beso) te traiga tan variados sentimientos o recuerdos dependiendo con quien haya sido.
Saludos.

Leonardo dijo...

mal...mientras leia repasaba mi propia lista de besos y cosas por el estilo, y pa variar ese raro torbellino del recuerdo invadio mi cabeza...gracias a dios, ya tengo ordenaditos los recuerdos y sentimientos aparejados, asi es mas facil buscarlos en la cabeza...
Como sea ese tal "algo Nicolas" no tenia tan buen apellido como la Susan Strange...ese si es un apellido notable.
Saludos!

eat-desserts dijo...

interesante lista pero la hice una vez mental y tb me hizo perder el hilo de lo que hacía en ese momento.

no faltan motivos para perder la atención en los "deberes". Así como Felipe de Mafalda.

saludos

Anónimo dijo...

y la lista de los que te dijeron mi amor?

Caramelo dijo...

Hahahaha con las amigas siempre da por hacer ese tipo de cosas, que finalmente resultan interesantes por las anécdotas recordadas :P
Sería entrete, si un día de ocio te dan ganas, desglosar la lista... xD!
Saludos!

Caramelo dijo...

Hahahaha con las amigas siempre da por hacer ese tipo de cosas, que finalmente resultan interesantes por las anécdotas recordadas :P
Sería entrete, si un día de ocio te dan ganas, desglosar la lista... xD!
Saludos!

lady C dijo...

wow!!! esas listas. je jeje
Los marcaba con palitos (así como votación de presidente de curso ve?), no era tan larga, pero sí bien contundente en "reincidentes".
porque pa eso era mandá a ser...

me gustan esos encuentros furtivos, son medios místicos, medio mágicos, todo ES y ala vez NO es nada..

dios, es muy temprano pa filosofar tanto
cueck!!

baccio

Nacho dijo...

Pobre chico algo Nicolás, tú ni recuerdas su nombre y él seguro que no olvida a aquella chica preciosa que la invitó a comer pollo con patatas con las manos. Y encima en lo alto de un monte.

Una prueba de amor sí fue. Haz memoria, se lo merece el muchacho.

Un besorrio.

Yass dijo...

hola
te dire que llegue aca por una revista de internet, y que te recomienda una mina que entrevistan.
Aunque solo e leido la ultima entrada que tienes, "la lista", me parecio muy interesante y entretenida tu forma de contar tus recuerdos,creo que todos deberiamos hacer algo asi alguna vez, pero hay que tener buena memoria jejejeje.

saludos
leere las otras entradas.


yass.

Puppetmaster dijo...

Todo bien en cuanto en tu lista no este Patricio Zaldivar ni Alfredo la Madrid.

salu2

Hanzinho dijo...

Yo el beso mas cuatico que he dado, fué a una polola que recien se había puesto frenillos....

El sabor a suero de dentista y a fierro recien soldado es inolvidable...

xD

Saluossssss

Anónimo dijo...

Hola Barbara,

Te escribo desde Viña pues me gustaría que escribieses columnas para El Observador. Si te animas sólo escríbeme a davendano@observador.cl
saludos,
DA

NoLo dijo...

jajajajaja


hay listas que mejor ni hacer


jajajj besos