miércoles, 4 de julio de 2007

Modernidad v/s Postmodernidad

Parece que por fin llegué al fondo de este problema. Mucho nos quejamos de que los hombres no quieren compromisos, y que al menor atisbo de interés de una mujer, huyen en desbandada y se pierden de vista.
Una de mis amigas también ha tenido dudas en estos días, porque vivió una situación calcada a la mía con el chico de corazón de alusa: todo iba bien, besos y abrazos, despedidas con “cuando nos vemos de nuevo, preciosa?” y de un momento para otro, el silencio.
Lo que al parecer explica este y otros casos es que el compromiso y la fidelidad son cosas modernas, mientras que el individualismo es postmoderno, por lo tanto, quienes quieren una relación como la gente, están buscando un elemento moderno en la postmodernidad. Así también, quienes votan por las aventuras de medianoche que no los hacen perder su individualidad, nadan en las aguas postmodernas.
Eso explica también los arranques post modernos que todos tenemos de vez en cuando, situaciones en las que por un par de días, una noche o algunas horas nos conforta la compañía de alguien que luego, con el sol arriba o transcurrido un período corto de tiempo, deja de tener interés para nosotros y seguimos por la vida como si nada (o casi nada) hubiera pasado.
Hay que ser honestos: todos hemos estado de uno u otro lado. Todos hemos tenido alguna aventura postmoderna y también, en otros momentos, nos hemos aferrado a los ideales modernos de pareja, cotidianeidad y desayuno en la cama que ella implica.
Desde marzo que yo misma estaba buscando mi equilibrio en lo moderno, pero algo cambió. Será mi oscilante movimiento entre sacerdotisa del culto no declarado a Rafaella Carrá y joven profesional que cree que cualquier hombre querría tenerla a su lado por un tiempo largo y que no se conforma con menos que eso.
Puede ser también que otra vez se cierra un ciclo en mi vida, y que vuelva a abrirse en cualquier momento, pero al parecer, la moderna necesidad de cotidianeidad va en retirada, y la postmodernidad ingresa de nuevo.

11 comentarios:

Paulix dijo...

Tu amiga, para variar, se estaba ahogando en un vaso de agua. O sea, no era que no pasara nada, hay algunas ligeras dificultades que generaron la pausa. Y eso pasa porque tu amiga, aunque ha tratado de ser posmo, siempre, pero siempre, termina delatando su modernidad.
Gracias por la cita en el post y por poner oreja y hombro, como siempre.

Alejandra dijo...

Mejor no pensar ni en modernindad ni en posmodernidad. Últimamente, gente que veo dándole vuelta a las cosas es gente aproblemada.

in.tuyo dijo...

Naa, como dice Alejandra, la cosa suele ser más sencilla. Lo que pasa es que hemos aprendido a ser "postmodernos" como dices tu, pero a medias. Si príncipe está feliz en la soltería y sale con princesa, le toca decirle a princesa lo feliz que está y lo soltero que quiere estar, lo que no quita valor a lo que están viviendo ni lo hace poco feliz de estarla conociendo y tal. Pero como en Chile vivimos con dobles discursos cagados de susto y nos creemos postmodernos sin acabar de serlo, príncipe no dice la verdad, porque cree que se ganará de inmediato un hasta aquí nomás llegamos. Los hombres chilenos estamos acostumbrados a "engrupir" a las chicas, creemos que tenemos que contarles un cuento de enamorarnos y enamorarlas, y que ellas no pueden ser tan "postmodernas" como nosotros. Y si bien, a veces algo de eso hay, es mejor decir la verdad, dar las opciones. Por supuesto para para los dos lados, yo me he enamorado pensando que íbamos para algo serio cuando se trataba tan sólo de un fling, y como en nuestra cultura no se sabe de honestidad total ni se sabe decir que no, me daba cabezazos en la pared. No tengo la solución, pero pienso que si lo que queremos no es andar flingiando hasta que aparece Mr. o Ms. The One, estamos fritos, porque no vamos a conocer a nadie. Tenemos que relajar el esfínter del alma, aprender a "salir", disfrutar el momento, saber leer entre líneas para no engañarnos y decir la verdad en el momento justo. Si se, fácil decirlo, especialmente si uno anda con el vestido de novio o novia en la mochila. Nos pasa un poco por vivir en un país de juguete y tomárselo muy en serio, y a la vez por jugar con cosas que son mas bien serias y delicadas.

puppetmaster dijo...

Como decia una nana que tuve... "A veces una sale con calzones lindos, otras veces con calzones viejos y otras sin ná po"...

saludos!!!!

R.O.P. dijo...

No es una mala teoría, aunque siempre odié las definiciones y discusiones sobre las corrientes.

Probablemente, porque odiaba a mi profe de teo de comunicación y mi creencia en la accion-reaccion y empírica de las cosas; en vez de analizar las cosas eternamente (cosa que creo que ocurre con la teoría).

En cosas de martes y venus, hay cosas medianamente simples... si los dos lolos se gustan, hay chispa y seguirán arreglándose pa verse; de lo contrario uno de los dos watea... se escapa, no llama, dilata, etc.

Entonces, la guerra es gusto vs gusto o en que postura anda cada uno, o algo así.

De todas maneras, la cruel verdad no es una mala opcion "sabes, me gusta estar solo con mis bowls cubiertos de plástico", o... "mijito, ud es muy pendex", o su buen grito "celoso mi abuelo!!!!", jajajaja.

Nosotras mismas dijo...

Todo va y viene. Tengo la sensación de estar viviendo en un péndulo.

MentesSueltas dijo...

Conociendo tu rincon y leyendo ...

MentesSueltas

Ludikus dijo...

Uff, mira yo creo que no hay nada peor que ser moderno y querer ser postmoderno, sin embargo ser moderno sin ser postmoderno es algo moderno, oh perdon, postmoderno, o sea en realidad medio moderno ya que estas en un termino medio pero para ser moderno no puedes ser postmoderno, pero si vas a ser postmoderno, chuuu, o sea... oh me enrede, espera, si mejor ser moderno, pero donde encaja la Rafaella Carra, o sea es mas bien antiguo. Mmm, pensandolo bien no es un asunto de modernidad, en realidad bastaria con que el mino sea a fin con tus intereses. Bueno, te aconsejo que no te peines de noche, tal vez eso resulte. Suerte ;)

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

hola, te convido a leer mis poesias (historias cortitas)...

Nacho dijo...

Yo nunca hubiera pensado eso que dices modernidad o postmodernidad. Soy más simple que eso. Para mí la cosas fluyen o no, salen del corazón.

Y funcionan o no. Las cosas de los seres humanos son como son, sin etiquetas.

El modernismo y postmodernismo son sólo movimientos artísticos pues.

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Nuevo artículo: Gran poder autoritario ¿Desde dónde?