jueves, 17 de mayo de 2007

Seis meses en mi infierno personal

Todo es subjetivo, y el infierno también. Me acuerdo de una película muy tonta: Bill y Ted, los sementales salvajes (donde actuaba un insufriblemente joven Keanu Reeves), donde se planteaba que al morir, si habías sido malo, ibas a tu infierno personal: es decir, estabas toda la eternidad con tus peores miedos, con la gente que más odiabas o en situaciones que para ti eran desagradables.
Y bueno, sin necesidad de morirme, ni de ser demasiado mala, estuve 6 meses en mi infierno personal. Trabajé casi tres años en un portal de Internet, y por cosas del destino y movidas de gente, los seis últimos meses de ese trabajo los pasé como productora de fotos.
El título suena glamoroso, pero en la práctica, mi pega consistía en contactar a modelos conocidas para que hicieran sesiones de fotos, conseguirme ropa interior y trajes de baño prestados, y un lugar apropiado para hacer las fotos, todo “for free”.
Además, debía asistir a las sesiones de fotos y dirigir el cuento, pero también tenía que ir al supermercado el día antes a comprar el catering, o colación para el equipo. Cuento corto, dos veces a la semana arrastraba bolsas gigantescas de jamó de pavo (las modelos no comen de otro, porque ese tiene menos grasa), bebidas Light, pan con biosal (el sodio retiene líquido) y galletas y cosas normales para el resto del equipo.
Además, debía cargar con dos maletas de esas gigantes y con ruedas, llenas de tules, velos, flores de plástico y miles de accesorios para adornar las fotos.
Además, en las sesiones tenía que hacerle los sándwich a las modelos, traerles sus zapatos y ropa para que se cambiaran, y andar todo el rato detrás de ella para que no ensuciaran la ropa con el maquillaje y para que no dejaran todo tirado como es su costumbre.
Mención a parte merece el cuidado de la ropa interior, porque había que devolverla impoluta, cosa absolutamente complicada en el caso de los colaless, como podrán imaginarse. Sólo diré que más de una vez me tocó lavar calzones usados por modelos.
A la mayoría de las chicas famosas que salen en la TV (onda Coré López, Amalia Granata, Gisela Molinero, por nombrar algunas) me tocó verlas con poquísima ropa, porque como es parte de su trabajo, la mayoría (no todas, hagamos justicia), se cambian de ropa sin tomar muchos resguardos para que no las vean. Eso se incrementa con que a veces, sacando fotos en el medio de la nada, no puedes contar con baños o cosas como esa para el cambio de ropa.
Para colmo, como a estas chicas les conviene salir en sesiones de fotos, muchas me llamaban para pedirme una sesión. Una vez iba en el metro y suena mi celular. Contesté y del otro lado me dijeron “Hola, soy la Carlita Ochoa”. Plop!
¿Se les ocurre algo más lejano a una pega normal?
A mi favor debo decir que odio la frivolidad del mundo de las modelos, soy lo menos farandulera que hay, y me enteré de la existencia de modelos supuestamente muy conocidas el día en que me tocó hacerles una producción de fotos. Odio andar cargada y con paquetes por la vida, y en cuanto al cuidado personal soy bastante relajada, porque creo que la belleza no es algo objetivo sino que una actitud. Odio hacerles sandwiches a modelos, y no estudié cinco años en la universidad más prestigiosa de Chile en mi área para andar acarreando zapatos de taco alto de un lado para otro.
Sé que para muchos de mis colegas (sobre todo los varones) habría sido una pega ideal, pero no para mí.
Lo pasé mal esos seis meses, busqué otro trabajo desde el primer día, y cuando encontré uno que me convenciera, seis meses después, me mandé a cambiar sin pensarlo dos veces. El día que renuncié destapé una champaña con mis mejores amigos, la que tenía guardada hace meses para celebrar mi renuncia.
Me acordé de esto porque hace poco cumplí seis meses en mi nueva pega, a la que me cambié después de mis seis meses en el infierno, y es increíble cómo sucesos que ocurrieron hace seis meses pueden parecer tan lejanos, tan atrás en el tiempo, tan ocurridos hace miles de años.

19 comentarios:

Henry Morgan dijo...

Espero que no te moleste te deje un comentario, puesto que primera vez que visito tu blog.

Bueno te cuento que leí atentamente tu historia y tengo sentimientos encontrados... El primero es que reconozco como colega tuyo y como hombre, que tal vez para uno el trabajo no hubiese resultado tan aburrido, tal como lo dices en una de tus líneas.

En segundo lugar, quiero decirte que te entiendo perfectamente y comprendo el mal momento que tienes que haber pasado esos 6 meses... Algo que poco a poco se va transformando en un tema tortuoso, en ocasiones no dan muchos deseos de levantarse e ir al trabajo. Lo digo de manera tan cercana pues algo similar es lo que me esta ocurriendo ahora... Creo que el trabajo no es lo mismo que antes(yo trabajo en un canal de tv), creo que ya es hora de empezar a buscar otra cosa, dejar esto antes de que me colapse... Pero aún no tengo la valentía que tuviste tú, aunque tal como lo mencionas en tu texto, es muy probable que yo también encuentre algo que después de un par de meses me haga sentir que pasaron muchos años desde ese momento un tanto gris.

Saludos y te invito a visitar mi blog, para que nos sigamos leyendo.

LA FURIA dijo...

Limpiarle los calzones a una Paulina Sol Sol debe ser peor que sentir el tridente de Lucifer en tus fosas nasales. Y me imagino a la Marcia Sáenz comiendo con dificultades para no arruinar sus súper labios.
¿Es idea mía o como el 80 por ciento de los periodistas tienen blog?

MCH dijo...

Caramba, fue dura la cosa. Saludos y te dejo una frase.

“We are each our own devil, and we make this world our hell”
- Oscar Wilde

puppetmaster dijo...

yo llevo 35 años en el infierno... Y no es tan malo. El "calor" de hogar que se siente es notable.

Ademas aca llega gente entretenida, con ene cuentos e historias memorables.

Nacho dijo...

Lo de los primeros trabajos durante o después de la carrera es una cosa que no entiende de países o expedientes académicos. Yo me pasé casi un año vaciando ceniceros y llevando cafés. Ah, claro, y haciendo fotocopias.

De IBM, ya sabes. Y veme a por esto, y veme a por lo otro...

Ahora -lo bueno- soy especialista en fotocopiadoras Canon. Cuando se atasca una la arreglo yo que soy el MENOS indicado de toda la empresa.

sombra_de_mi dijo...

Lo que dices es tremendamente cierto. Quizás el infierno personal de una persona es el cielo de otra. Es por eso que te debes aprender a sentir cómoda donde estás, y si no lo logras debes, simplemente, cambiar de horizontes. Gacias a Dios somos de adaptación rápida y nos vamos recuperando rápido de los infiernos. Y nos acostumbramos rápidamente a nuestros nuevos horizontes. Bien por ti!!
Me gustó mucho tu post.

Besos,

Sombra

Anónimo dijo...

hola soy Paulina SolSol y la verdad q considero q no puedes hablar asi de todas las modelos ya q no me considero asi igual respeto tu opinion solo q no hay q jusf¡gar si no conoces me refiero a la srta furia xq supongo q es mujer y uso colales no calzones pero gracias me gusta la gente q me odia ya q yo soy amor u odio y prefiero el odio me sube mi ego gracias.

Bárbara dijo...

Hola
Por cierto, nunca quise generalizar, de hecho nunca trabajé contigo, pero no puedes negar que el mundillo de las modelos es bastante así. Por cierto que como incluso consigno en el post, conocí gente muy centrada y con buen foco en la vida, pero convengamos en que la mayoría no es así. Como en todo.

Anónimo dijo...

hand. "Congratulations, sir. A masterful demonstration of a science I scarcely knew
------------------------
g5555d4o4o4u4h44vbc44gj4j4

Anónimo dijo...

anyone from sitting on the outer sill was being forced out by two
------------------------
sdf6h9t8fg5cfgj5jt55cv55jy

Anónimo dijo...

The third company was the last, and Kutuzov pondered, apparently

Anónimo dijo...

of cloth and tied with gold ropes.
cheapest cialis

Anónimo dijo...

"Don't come in," she said to the old count who was following her.
zanaflex

Anónimo dijo...

Pierre looked over the wall of the trench and was particularly
singulair

Anónimo dijo...

epidemic victims who were being buried at sea.
zovirax

Anónimo dijo...

daughter that Michael Ivanovich was "not a whit worse than you or
metformin

Anónimo dijo...

have killed the greater their achievement. How does God above look
nizoral

Anónimo dijo...

The night was warm and light. To the left of the house on the Pokrovka
elavil

Anónimo dijo...

will win, but if later, God knows what will happen." Napoleon did
prilosec