lunes, 16 de abril de 2007

Na` que ver!

A veces pasa que uno envía señales que son interceptadas por las personas equivocadas. Me pasa justo ahora, que se han interesado en mí dos personas a las que jamás de los jamases yo miraría.
El primero, un colega que trabaja de RRPP en una entidad gubernamental (no daremos más señas) y a quien conocí por trabajo y que nos hemos seguido viendo por el mismo tema. Es casado, con atados en su matrimonio y una pinta medio IntiIllimaniesca, para que cachen el concepto: Nada más lejano a mi gusto que ese dejo de trova, vino navegado y charangos altiplánicos.
El viernes tuvimos una reunión y almorzamos juntos, pero tuvo que irse rápidamente porque lo llamaron urgente. Ese mismo día figuraba en una fiesta de disfraces de una de mis mejores amigas, cuando tipo 1 de la mañana suena mi celular
-Aló
-Aló Bárbara (El sujeto, con la lengua audiblemente traposa)
-Hola, como estás….(con voz de “¿por que me llamas a esta hora, y más encima ebrio?”)
-Perdona la hora, pero quería decirte que estuve pensando todo el día en ti, me quedaste dando vueltas en la cabeza, te veías super bonita hoy, y como no te dije, te lo digo ahora
-Oye, tómate un café, o acuéstate, porque estás un tanto ebrio...
-Sí, es verdad, pero igual pensé todo el día en ti
-Ya, anda a acostarte, chao
-Chao
Na`que ver!
El sujeto número dos es un compañero de mi magíster, de esos tipos que todavía viven como si estuvieran en la U aunque salieron hace siglos, y que se toman la vida con la filosofía de “voy donde el viento me lleve”. En fin. Hace tiempo me habla insistentemente por MSN, me llama para hablar de la vida (Este fin de semana lo hizo dos veces), y en clases trata de sentarse cerca de mí. Resulta que por motivos académicos, debíamos ver una película, y yo que tengo vocación de organizadora innata, armé un panorama de domingo en la tarde en mi casa, para compartir con los demás viendo la película. Cuento corto, y por razones diversas, sólo llegó este sujeto. Y ahí figurábamos los dos solos en mi casa, viendo la película que a ratos parecía una Soft Porn, sentados uno al lado del otro. ¡qué incómodo!
Lo peor fue que en un momento yo me incliné hacia delante, y pude ver por el rabillo del ojo cómo extendía su brazo por el respaldo, para que si yo me volvía hacia atrás, él quedara abrazándome. Na`que ver!
Así que me levanté al baño, y tan pronto apareció la primera línea de los créditos en la pantalla, le dije que estaba cansada y que me quería acostar, para que se fuera.
Parece que estoy volviendo a mi sino de encontrarme con puros pasteles, que mueren por mí, y a los que no voy a pescar, porque una cosa es querer estar acompañada, y otra muy distinta es estar acompañada de cualquiera.
Eso sí, y aunque vivo en Plaza Italia, no me sirven todas las micros.

5 comentarios:

MCH dijo...

faltó lo más importante, qué película vieron? :) Saludos.

Bárbara dijo...

Las Brujas de Salem. Sin comentarios...

puppetmaster dijo...

"una pinta medio IntiIllimaniesca, para que cachen el concepto: Nada más lejano a mi gusto que ese dejo de trova, vino navegado y charangos altiplánicos."

Eres mas ironica que yo!!!!!

COOL

Suerte con el transantiago del amor

Bárbara dijo...

Sí, como que la ironía se me da fácil.....Gracias por los buenos deseos!

Nacho dijo...

Bueno del primer elemento no se merece ni tus palabras en un post. Casado, buf. Sin palabra, buf.

Su vida es más triste que un poema de Neruda sin Neruda.

Del segundo, esos lances existen desde lo de Adán. No tengo nada que opinar.

Un saludo, Bárbara.