lunes, 9 de abril de 2007

Hojas de otoño

Me encanta el invierno, la ropa abrigada, las bufandas, los abrigos, y las caminatas por el Parque Forestal pisando las hojas secas sobre el suelo, con las manos frías.
El invierno es elegante: es imposible verse mal con un buen abrigo y unas botas largas, como de jinete. Por eso, cada vez que una nube cubre el sol, hurgo en mi guardarropa invernal, desproporcionadamente grande para un país de clima mediterráneo con estación seca prolongada, y saco alguna bufanda, un chaleco y un abrigo o parka.
Este clima me provoca caminar por la ciudad. A veces hago el ejercicio de caminar por calles que no conozco, por las que nunca he andado, y paseo lentamente mirando las fachadas, sintiendo el viento helado en la cara.
En esta época también me dan ganas de estar acompañada. Aún no se me pasan esas ganas que me rondan desde mi cumpleaños, de estabilidad y de pareja, aunque por suerte no van acompañadas de sentimientos tristes.
Si las cosas no se han dado, por Aiwa será. La semana pasada salí con alguien que me hacía mucha ilusión, pero que luego de hablar cinco minutos con él me pareció una lata, y pese a estar en la mitad de la cena, sólo quería pedir la cuenta y correr a mi casa.
Es curioso cómo puede menguar el interés por alguien luego de 5 minutos de conversación. Esto me ha pasado varias veces en el último tiempo, y aunque mis amigas sostienen que se está convirtiendo en una conducta sistemática, yo creo más bien que es tan simple como que no me he encontrado con nadie que me mueva el piso, así que simplemente me abrocho el abrigo, me acomodo bien la bufanda y sigo caminado por entre las hojas del Otoño que preceden al Invierno en el Forestal. Total, si no llega, tampoco es malo caminar sola.

4 comentarios:

puppetmaster dijo...

Debemos ser muy pocos lo que vivimos el invierno, debe ser algo romantico o melancolico que llevamos dentro. Dan ganas de salir, de respirar y de vestirse mejor. Mis vacaciones ideales serian recorrer un lugar increible en invierno.

Princessa dijo...

Buena esa de la movida de piso…
Hace un tiempo escribí en mi blog un post que se llamaba “Las famosas mariposas”
Léelo quizás te haga sentido.
Me gusta tu blog y tu estilo de escribir.
Besos

Alejandra dijo...

Amiga querida! Nos parecemos en tantas cosas... nos encantan las parkas, nos gusta el frío y sabemos lo que queremos y lo que no queremos. Salud por eso, y espero verte hoy por la tarde para darte un abrazo.

MCH dijo...

Todos quieren un terremoto. Un movimiento telúrico. Algo que te mueva, te agite, te despierte. Comparto plenamente, aunque a veces hay sismos más silenciosos, que te remecen y ni te das cuenta...