martes, 24 de abril de 2007

Cambio de temporada: El ciclo karmático de los pre-embalados

Antes de empezar, algo de historia: hace un año cerré uno de los períodos más raros de mi vida sentimental. Lo bauticé, en un ataque de bueno humor, como “Los días F Freakies”, como "Los días R Ripley", pero en versión bizarra. Esto, debido a que sólo me encontraba con hombres con trastornos de personalidad, dudosas militancias en partidos políticos con actividades subversivas armadas, o historias turbias y omnipresentes con alguna ex, vale decir, puros tipos freak. Lo peor de esto es que no exagero: estos ejemplares llegaban y llegaban a mi vida, superando la estadística de una amiga que dice que cada tres tipos que uno conoce, uno es un freak. Por suerte, no pesqué a ninguno y con entereza pude resistir aquél ciclo karmático que no fue precisamente corto.
Lo malo es que todo indica que se viene otro ciclo, al que bautizaré como “Los pre-embalados”. Tal como existe la comida pre-cocinada, el arroz pre-graneado y los envases pre-picados, hay un tipo de hombre al que he bautizado los pre-embalados, que son esos que vienen enamorados de antemano, y que no bien una les da un beso, o sales con ellos, o conversas un rato, ya están entusiasmados, declarando poco menos que una es la mujer de su vida.
Ya va un par de ejemplares de estos en mi vida, los que han aparecido en tropel, muy recientemente.
El primero es un compañero de mi magíster, que después de un par de conversaciones y algo de charla por Messenger, declaró que yo le gustaba y que quería pololear conmigo. Todo muy en broma, pero la broma tiene un sustrato de verdad.
El segundo es un chico al que conocí hace poco en una fiesta, y que me ha llamado 6 veces desde el sábado pasado. Incluso hoy le dije que no me llamara en horas laborales, porque justo estoy en medio de un período de harta pega.
El otro es uno de quien ya hablé, un colega al que frecuento por pega, y que pasará a la posteridad como el señor "hola, te llamo a la 1 de la mañana, ebrio, para decirte que te veías linda y que no he podido dejar de pensar en tí". Mal enfocado.
¿Será que se inicia un nuevo ciclo karmático en mi vida?¿Será que soy yo la regodeona, y que no valoro el interés sincero y rápido demostrado hacia mí por alguien del sexo opuesto? ¿O es que simplemente no me he encontrado con uno que me mueva el piso?

5 comentarios:

puppetmaster dijo...

Que buena analogía!!!!
Aunque noto un dejo de Diva en tus palabras. En todo caso ve el lado positivo, peor seria que no le gustaras a nadie...

Suerte, con los Pre-candidatos.

Bárbara dijo...

Jajaja, gracias!
Asumo mi protodivez, jajaja, pero es un poquito nomás. A veces pasa eso, se te junta toda la gente y otras veces ni los obreros de la contru te gritan cosas cuando pasas, jajajaja

Paloma dijo...

Jajajaja, me reí muchísimo con lo de "esos que vienen enamorados de antemano". Nos pasa por ser encantadoras :p
La experiencia me dice que las cosas no funcionan bien con estos tipos, porque a la primera de cambio se enamoran de antemano de otra... Esto sólo sirve si es amor a primera vista mutuo o amor mutuo que se genera a través del tiempo (que ya no es amor de antemano).
Saludines
P.

Anónimo dijo...

manya, esto de verdad que me movio el cerebro, y que me dicen de las pre-embaladas? esas abundan tb

belén moltedo dijo...

Síiii, me he pillado un par así en la vida y el sólo hecho de que vengan tan embalados los hace perder 100 puntos.